¿Qué técnicas utiliza un cerrajero para abrir puertas?

La técnica del ojo de la cerradura:

La técnica más básica es la técnica del ojo de la cerradura, que consiste en utilizar una llave grande para hacer un agujero más pequeño en la puerta. Este es el método que se suele utilizar para las puertas que no tienen un cerrojo u otra cerradura de alta seguridad.

Abrir una cerradura con un taladro:

La técnica del taladro es sencilla técnica pero eficaz para abrir cerraduras y por tanto acceder a una puerta o contenedor cerrado. La clave de esta técnica es hacer un pequeño agujero sobre el ojo de la cerradura y luego utilizar una broca estándar para hacer un agujero alargado. Una vez hecho este agujero, se puede utilizar la llave para abrir la puerta o el contenedor.

Hay algunas precauciones que deben tomarse al taladrar un agujero con una broca:

  1. En primer lugar, es importante llevar equipo de protección auditiva y de seguridad, ya que el ruido del taladro puede ser peligroso para tus oídos y pulmones.
  2. En segundo lugar, es importante que el orificio sea pequeño y recto, ya que cuanto más grande sea el orificio, más posibilidades hay de romper la broca.
  3. Por último, una vez perforado el agujero, hay que rellenarlo rápidamente con masilla o masilla de albañilería, ya que la suciedad y los residuos pueden caer fácilmente en el agujero y hacer que se derrumbe.

La técnica del taladro es rápida y sencilla, lo que la convierte en una forma eficaz de acceder a objetos que están cerrados al público.

La técnica de la palanca:

La técnica de la palanca es una forma sencilla pero eficaz de abrir una puerta cerrada. El aspecto clave de este método es utilizar una palanca para crear un hueco entre la puerta y el marco, lo que permite que la palanca se deslice por debajo del borde de la puerta, y entonces el usuario puede aprovechar el impulso para levantar la puerta del suelo.

Sin embargo, esta técnica puede ser arriesgada, ya que puede dañar las bisagras y éstas pueden romperse fácilmente. Por tanto, sólo utiliza este método si estás seguro de que puedes soportar los posibles daños.

La técnica del bumping:

La técnica del bumping es una forma sencilla y eficaz de abrir cerraduras. La clave del éxito es golpear el mecanismo de cierre de la misma manera que lo harías si intentaras abrir una puerta.

Por ejemplo, si estuvieras intentando abrir una puerta con un cerrojo, golpearías la puerta con la mano para que se abriera. Esta técnica no sólo es fácil de aprender, sino que también puede utilizarse en muchos tipos de cerraduras diferentes, lo que la convierte en una solución ideal para cualquiera que necesite acceder a sus pertenencias en caso de emergencia.

Si buscas una forma fácil de abrir esas molestas cerraduras, no dejes de probar la técnica del bumping. Más información sobre el método bumping para apertura de puertas

Utilizar una tarjeta especial:

Mucha gente asume que la única forma de abrir una cerradura es con una llave, pero sin embargo, hay otro método que se puede utilizar si tienes las herramientas adecuadas.

El método de la tarjeta especial es fácil de usar y lo puede utilizar cualquiera con una tarjeta de crédito normal. Todo lo que tienes que hacer es deslizar la tarjeta entre la puerta y el marco, y luego girarla hacia delante y hacia atrás. Esto hará que se afloje la tensión de la cerradura de la puerta y ésta se abrirá.

La tarjeta es similar a una llave doméstica, pero tiene un revestimiento antiestático para que no se pegue a la cerradura, lo que permite utilizar la tarjeta aunque la cerradura esté sucia o en mal estado.

En general, el método de la tarjeta especial es una forma sencilla y eficaz de abrir cerraduras sin tener que alquilar o comprar herramientas caras.

Taladrar los pitones de la cerradura:

Taladrar los pasadores de la cerradura es una técnica para forzar puertas cerradas o bloqueadas, siendo la clave para taladrar los pitones de la cerradura el tener la herramienta correcta. Normalmente, se trata de un taladro con la broca adecuada para el tipo de cerradura.

Una vez que tengas el taladro, el siguiente paso es preparar la cerradura, lo que significa encajar la broca dentro de la cerradura y alinear los pasadores con el agujero. Una vez que hayas empezado a taladrar, es el momento de girar la broca dentro del agujero y seguir taladrando hasta que hayas cortado completamente los pitones. Con esto, ¡tu cerradura ya está abierta!

El método impresioning o de impresión:

El método de impresión es una técnica para abrir cerraduras que utiliza la fuerza de la presión para empujar la llave dentro de la cerradura y girarla. Este método es más rápido que el uso de una llave tradicional y no requiere el uso de ninguna herramienta.

El método de impresión funciona mejor en cerraduras pequeñas, del tamaño de un dedo, aunque también se utiliza a veces para forzar cerraduras más complejas, como las que utilizan cerraduras de combinación.

El proceso de impresión consiste en utilizar un objeto plano, como una tarjeta de crédito, para presionarlo contra el borde de la cerradura. El objeto debe ser lo más plano posible para que deje una huella consistente en la cerradura. Una vez que el objeto se presione contra el borde de la cerradura, empezará a deformarse y creará una impresión. Esta impresión puede utilizarse para abrir la cerradura aplicando presión en la misma parte de la llave que se utilizó para hacer la impresión.

El método de impresión es relativamente fácil de aprender y utilizar, lo que lo convierte en una opción popular para quienes desean abrir sus casas o vehículos sin tener que recurrir a herramientas complicadas.

Abrir la puerta con una llave puesta por dentro:

Una cerradura con llave por dentro puede ser difícil de abrir cuando te quedas encerrado en tu casa o negocio. La buena noticia es que un cerrajero a menudo puede abrir una cerradura de este tipo sin ninguna herramienta, utilizando el poder de la palanca.

El primer paso es situarse justo delante de la puerta y utilizar el peso de tu cuerpo para intentar forzarla. Si la cerradura es relativamente nueva y la puerta no está dañada, es posible que puedas separar la cerradura con las manos. Si la cerradura es más antigua y la puerta está dañada, puede haber más resistencia, y un cerrajero puede tener que utilizar una llave Allen de alta resistencia u otra herramienta especializada para abrir la cerradura.

Sin embargo, con un poco de práctica, la mayoría de los propietarios de cerraduras pueden aprender a abrir su puerta sólo con el peso de su cuerpo.

El método Magic Key o llave mágica:

El método de la Llave Mágica, también conocido como Técnica de la Llave Mágica, es una herramienta de apertura de cerraduras que utiliza muelles ocultos para abrirlas. El método de la Llave Mágica es similar a otros tipos de ganzuado, como el Rake y el Scandoor, pero utiliza muelles ocultos en lugar de herramientas afiladas para romper la cerradura.

Este método es fácil de aprender y se puede hacer en sólo unos minutos, lo que lo convierte en una opción popular entre los forzadores de cerraduras. El principal inconveniente del método de la llave mágica es que requiere herramientas especializadas y formación para su uso. Sin embargo, una vez que tengas esas herramientas, podrás aprender rápidamente a abrir cerraduras con este método.

Así que si buscas una forma rápida y fácil de aprender a forzar cerraduras, el método de las Llaves Mágicas puede ser para ti.

Uso de ganzúas para apertura de puertas:

Una cerradura es un dispositivo diseñado para impedir el acceso no autorizado. Generalmente se necesita una llave para abrir una cerradura, y la llave debe introducirse en la cerradura de la forma correcta para que ésta gire. Las ganzúas son herramientas que pueden utilizarse para evitar la necesidad de llaves.

Existen diferentes variedades de ganzúas, como las planas, las dobladas y las de punta de lanza. Las ganzúas pueden comprarse en la mayoría de las ferreterías o por Internet, y pueden utilizarse para abrir casi cualquier tipo de cerradura. Sin embargo, sólo deben ser utilizadas por personas expertas en su uso y que sepan lo que hacen.

Además, el uso de ganzúas puede ser ilegal en algunos estados y países. En definitiva, utilizar o no ganzúas para abrir cerraduras depende de varios factores, como el lugar donde vives, las leyes de tu estado o país y tu nivel de habilidad.

Extracción del rotor:

La extracción de rotores, también llamada extracción de llaves, es un tipo de técnica de apertura de cerraduras que consiste en introducir una ganzúa en el ojo de la cerradura y luego girarla en la misma dirección que la llave. Esto hace que la cerradura se abra y permite retirar la ganzúa.

La extracción con rotor suele ser más lenta que otros tipos de ganzúas, pero también es menos técnica y puede ser más eficaz en determinadas situaciones. Por ejemplo, la extracción con rotor puede ser útil para entrar en habitaciones o edificios con candados en las puertas.

Por ello, es importante saber cómo hacer la extracción con rotor para estar preparado para cualquier situación.

Conclusión:

El tipo de puerta que tengas puede determinar la mejor manera de abrirla. Si te preocupa encontrar un servicio económico pero de calidad, ¡no te preocupes! Nuestro cerrajero experto estará a tu servicio de manera oportuna y eficiente.

Llámanos hoy mismo y nos encargaremos de abrir esa puerta que no permite el acceso a tu negocio u hogar. Estamos 24 horas y 365 días al año a tu servicio.